AGEINCO denuncia al Ministerio de Medio Ambiente, y a la Confederación Hidrográfica Miño Sil por vulnerar la normativa y ofrecer condiciones inadecuadas en contratos públicos

[:es]

Alerta de que esta práctica es reiterada en el caso de todas las instituciones y pide la anulación de los pliegos

Denuncia que la Confederación Hidrográfica Miño Sil es la única en toda la geografía española que utiliza la subasta sus concursos, concretamente el 99%

AGEINCO denuncia irregularidades en tres concursos, uno de actuación medioambiental en la ría del Perdido del Ministerio de Medio Ambiente; dos de la Confederación Hidrográfica del Miño Sil por las asistencias técnicas a la dirección de obras del proyecto del colector del río Veiga en Guitiriz, Lugo, así como a la DO del proyecto para la restauración hidrológico-forestal y mejora de la colectividad en varios cauces de la cuenca Miño-Sil en la provincia de Pontevedra. Considera que estos concursos afectan perjudicialmente a la estructura empresarial gallega, ofrecen condiciones inadecuadas e incumplen la legislación vigente.

En este sentido la secretaria de AGEINCO, Marta Gallego, recuerda que “precisamente la administración tiene que predicar con el ejemplo y cumplir con la normativa vigente, y no ser la primera en incumplirla como está haciendo constantemente”. En el caso concreto de la Confederación Miño-Sil, Gallego denuncia que “el 99% de lo licitado se basa única y exclusivamente en el criterio económico, convirtiéndose en la única confederación hidrográfica de España que utiliza esta práctica de la subasta, pues el resto de confederaciones nacionales valoran criterios técnicos y económicos”.  En todos los casos, AGEINCO pide la anulación de los pliegos y la redacción de unos nuevos en consonancia con la directiva y legislación en vigor. Gallego recuerda que en multitud de ocasiones las empresas se ven imposibilitadas a llevar a cabo sus trabajos en las condiciones acordadas.

En el caso del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, concretamente en su contrato de Plan de vigilancia ambiental  y coordinación de seguridad y salud durante la ejecución de las obras del proyecto actuación medioambiental en la ría del Perdido, fase I, playa de Sada (A Coruña), el pliego solo valora el precio, vulnerando así la directiva europea 2014/24/UE. Esta establece: “Los servicios de ingeniería, como servicios intelectuales que son, deben adjudicarse valorando la experiencia y valoración profesional del personal destinado a ejecutar el contrato, ya que los conocimientos y cualificación de las personas que componen el equipo que prestará el servicio, son características intrínsecas de la oferta y afectan a su valor económico”.

Por su parte la Confederación Hidrográfica Miño Sil continúa subastando todos sus concursos, convirtiéndose en la única de España que aplica como único criterio el económico. Así sucede con las asistencias técnicas de la dirección de obras del proyecto del colector del río Veiga en Guitiriz, Lugo, y a la DO del proyecto para la restauración hidrológico-forestal y mejora de la colectividad en varios cauces de la cuenca Miño-Sil en la provincia de Pontevedra. “Se trata de un agravio comparativo de su manera de contratar con respecto a otras confederaciones hidrográficas y así se lo hemos hecho saber a la Dirección General del Agua” asegura Marta Gallego, quien recuerda que “la administración debe velar, cumplir y hacer cumplir las leyes. La contratación de servicios por debajo de su precio real objetivo, la formulación incompleta e injustificada de los pliegos y otras prácticas administrativas, entre ellas la asunción de contratos en baja temeraria, deben revisarse ya que son ilícitas y atentan contra la economía de mercado. En particular la asunción de bajas temerarias, el favorecer procesos que afectan a la estabilidad del mercado y que favorecen el dumping, atentan contra la libre competencia y son contrarias al derecho de mercado”.

En la prensa:

[:]